Yôga en Pareja

Práctica heterodoxa de Yôga

Los ásanas son posiciones (posturas) físicas, firmes, confortables, construidas entre dos personas. Al realizarlas en pareja permite una mayor exigencia.

En cuanto al cuerpo, se logra una mayor elongación por la fuerza que ejerce el otro en la tracción, asimismo, hay más aberturas en los espacios interarticulares, estiramientos de las mio-fascias, activación más intensa de las cuatro circulaciones: la arterial, la venosa, la linfática y la energética.

La energía fluye más equilibrada por el hecho de establecerse la polarización.

Este trabajo permite vencer obstáculos en los distintos cuerpos de la visión holística, aumenta la capacidad de entrega, la integración con uno mismo y con los demás.

 

 

Ejercita la concentración realizando respiraciones conscientes. El practicante visualiza y localiza la zona del cuerpo que está comprometida en el momento de la ejecución del ásana poniendo especial cuidado en no exigirse ni exigir demasiado a su compañero/a, cuidando el cuerpo de ambos. Observa atentamente los movimientos de su mente así como los cambios emocionales en la duración del ásana. El practicante ha de estar atento a la realización correcta de la técnica para que ésta le aporte únicamente beneficios.

Como observamos, el trabajo de Yôga en duplas, de forma heterodoxa, donde prevalece el trabajo físico, lleva a un contacto y a un intercambio de energía logrando así el equilibrio de la misma, dándole el sentido místico que está implícito en la polaridad.

Tlfs.: 976 48 73 89 / 606 58 72 33 | email: info@saludorientalzgz.es

Copyright © 2017 - Salud Oriental ZGZ - Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Innova Networks