PRÁCTICA DE RUTINA PARA REALIZAR COMO COMPLEMENTO A LAS SESIONES MONITOREADAS
(PARA HACER EN CASA)

La rutina para hacer en casa consiste en una serie de ásanas que el practicante puede realizar, siempre con mucho cuidado, con atención de la posición correcta, respetando las reglas generales de ejecución, como son:

Respiración consciente, con la inspiración acompañando todos los movimientos de las distintas extremidades, haciéndolos hacia arriba y luego al descender o deshacer el ásana acompañará con la exhalación, vaciando bien los pulmones, ahí agregará, si es alumno avanzado, con las bandhas.

Localizará la conciencia en el lugar más comprometido de su cuerpo. Visualizará y hará mentalizaciones, fundamentalmente estará atento de lograr los ocho movimientos que permite la columna vertebral en vertical, estirar hacia arriba y hacia abajo, luego lateral izquierdo y derecho, torsión derecha e izquierda y por último, retroflexión y anteflexión.

Los movimientos de la columna son prioritarios y se pueden combinar con musculares (de fuerza) con ejercicios de equilibrio. En toda esta práctica habrá elongación y tonificación modelando el cuerpo, la mente, las emociones y estratos más profundos del ser.

Quien tenga la voluntad de una práctica diaria podrá aumentar su fuerza interior y mejorar todos los aspectos de su vida. El secreto del crecimiento está en la constancia, la disciplina, el fuerte empeño en avanzar, y es cierto que no siempre hay tiempo. Los condicionamientos del ritmo de vida, entonces podemos concurrir a sesiones monitoreadas por profesores cualificados y de refuerzo a esas prácticas, realizar en nuestra casa las prácticas en horarios que adaptaremos a nuestra comodidad.

Descubriremos que el Yôga es una necesidad, cuando no hagamos sentiremos que nos falta 'algo' para estar bien, para sentir bienestar, para experimentar plenitud y de ahí valoraremos nuestra salud en su conjunto y estaremos convencidos del por qué esta práctica lleva 5.000 años de vigencia permanente, porque los grandes hombres y mujeres de la humanidad han disfrutado del Yôga.

Renueve su concepto del Yôga. El Yôga es un punto de vista una visión trascendente de una vida mejor, más plena, no es una religión, ni siquiera una filosofía. Su práctica es amena, divertida, aporta satisfacción, gozo, placer. El practicante se torna consciente del equilibrio de su cuerpo, conectado con su mente, con sus emociones y experimenta la integración.

Esa integración es amplia; hace que se sienta integrado con el planeta en su conjunto y con el Universo, todo. De esa manera siente que pasa por la vida, no que la vida pasa por encima y no se da cuenta. Permítase la oportunidad de regalarse calidad de vida! Usted se lo merece…

Si deseas ver una secuencia de esta rutina para poder seguirla visualmente PULSA AQUÍ.



Sólo en la profundidad del silencio se oye la voz de la sabiduría.